The Outsider (HBO) reseña


Comencé a ver The Ousider en HBO y al principio me parecía algo realmente interesante. Se comete el asesinato de un niño, Frank Peterson, y un testigo ocular ubica a un entrenador de béisbol infantil Terry Maitland como el hechor. El asunto es que el supuesto asesino estaba a kilómetros de distancia en una conferencia.

A pesar de que pudo comprobar su coartada, las pruebas de ADN lo ubican en la escena. Cámaras también lo ubican cerca de la escena del crimen. El caso se le asigna al detective Ralph Anderson. Al detective Anderson lo toca muy de cerca el caso porque su hijo falleció un par de años antes. La familia Petersen se desmorona y el hermano mayor de Frank mata a Terry Maitland a la salida del juzgado.

Este es el planteamiento, y hasta aquí todo bien.

Después de investigar casos parecidos en los que los condenados por la muerte de otros niños descubren que hay posibilidad de que los supuestos asesinos no sean los culpables y exista un doppelgänger o doble que esté ejecutando los asesinatos.

Aquí es donde entra Holly Gibney una investigadora que utiliza métodos no tradicionales. Tras una serie de averiguaciones ella determina que el culpable de todo es un ente del mal denominado "El Coco" que infecta personas para ejecutar el mal y se convierte en un doble de alguien más para ejecutar los crímenes.

Cuando la investigadora Gibney presenta su teoría ante los detectives y la viuda de Terry Maitland, una de las repuestas espontáneas fue are you fucking kidding me y fue justamente lo que pensé.

Vi hasta el final la serie y varias actuaciones están muy bien, como la de Ben Mendelsohn en el papel del detective Ralph Anderson. La idea en general no me gustó mucho aunque va en el estilo de Stephen King, autor del libro en el que se basa la serie, de meter monstruos por todos lados para arreglar las historias.


Comentarios