¿Quién descubrió que lavarse las manos era indispensable?


Ignac Semmelweis, un médico de Budapest, notó en 1840 que las mujeres que tenían hijos en un hospital tenían el doble de posibilidades de morir que las que los tenían fuera.


Y lo midió: la tasa de mortalidad de una mujer que daba a luz en el hospital en donde trabajaba era 30%. La tasa de mortalidad de las mujeres que los tenían fuera era 15%. El doctor Semmelweis pensó que el motivo era que médicos y estudiantes que visitaban a las mujeres recién paridas a veces habían atendido otros enfermos o salían del quirófano. Sin lavarse las manos, podían transmitir infecciones.

Entonces Semmelweis propuso que se lavara las manos todo el personal que visitara a las mujeres. Lo hicieron y la tasa de mortalidad se redujo a menos del 10%.

Sin embargo Semmelweis fue despedido por insinuar que el personal médico era el culpable. Su propuesta se implementaría años después.

Fuente: El País