Ir al contenido principal

¿Quién descubrió que lavarse las manos era indispensable?


Ignac Semmelweis, un médico de Budapest, notó en 1840 que las mujeres que tenían hijos en un hospital tenían el doble de posibilidades de morir que las que los tenían fuera.


Y lo midió: la tasa de mortalidad de una mujer que daba a luz en el hospital en donde trabajaba era 30%. La tasa de mortalidad de las mujeres que los tenían fuera era 15%. El doctor Semmelweis pensó que el motivo era que médicos y estudiantes que visitaban a las mujeres recién paridas a veces habían atendido otros enfermos o salían del quirófano. Sin lavarse las manos, podían transmitir infecciones.

Entonces Semmelweis propuso que se lavara las manos todo el personal que visitara a las mujeres. Lo hicieron y la tasa de mortalidad se redujo a menos del 10%.

Sin embargo Semmelweis fue despedido por insinuar que el personal médico era el culpable. Su propuesta se implementaría años después.

Fuente: El País

Entradas populares de este blog

¿Cuántas palabras debe tener un cuento?

Mi género literario favorito es el cuento. He leído miles de cuentos y siempre ando en búsqueda de nuevos cuentos para leer. También los escribo . Hace algunos años en un blog que ya no existe escribí un artículo sobre cuántas palabras debe tener un cuento, no teniendo copia del mismo lo reescribo.  La respuesta rápida es: menos de 7,500 palabras. 

Grabarte a ti mismo para mejorar tu inglés

La parte más difícil de aprender un idioma es la pronunciación. Cada idioma tiene sus propios sonidos. Cuando escuchas una palabra la puedes repetir más o menos bien, pero usar esa misma palabra en una conversación y pronunciarla correctamente no siempre es fácil.

Las redes sociales están hechas para enviciarte

No están hechas para servirte. Prestan un gran servicio porque las personas se conectan, comparten información, discuten. Pero eso se podía hacer antes de las redes sociales, en foros y blogs. Se han diseñado como las máquinas tragamonedas . Cada like o comentario es un shot de dopamina que te hace sentir ganador. Estás esperando, como en las máquinas tragamonedas, el gran premio: el tuit, historia, foto o estado viralizado que tenga miles de likes y visitas. Cada tuit, foto, estado o historia es la moneda que insertas para lograr el efecto. Tienes que tirar muchas veces para que salga el premio, así que te quedas todo el día en la red social, justo como un ludópata en el casino.