Ir al contenido principal

Cómo tratar al cliente que solo pregunta

En muchas ocasiones cuando estoy vendiendo un producto en línea me envía mensaje algún cliente que solo está preguntando. Durante la conversación me doy cuenta de que no me comprará. Siempre lo trato igual que como si fuera a comprar. Es decir, le ofrezco toda la información posible y le informo sobre las condiciones en que le puedo servir. En ocasiones, no muy seguido, estoy cansado o no quiero responder. Eso es algo en lo que tengo que mejorar, pero casi siempre respondo.

 El cliente que no te puede comprar hoy probablemente te pueda comprar mañana o en tres meses. Me ha pasado. El cliente agradece que se le trate con amabilidad y se le aporte toda la información disponible para que tome una decisión. No me gusta la idea de forzar al cliente a que me compre mediante las triquiñuelas de los vendedores top. No me gusta que lo hagan conmigo así que no lo hago yo.

Sostener un negocio durante el tiempo no es fácil y será menos fácil si no tratas bien a tus clientes y si te decepcionas porque una llamada o un contacto no termina en venta. A veces el posible cliente no compra pero recomienda en base al buen trato recibido. Pueden ser 10 o 20 personas las que me han contactado cuando publico un anuncio clasificado de un producto usado si lo tengo a un muy buen precio. Solo uno compra, el que se decide más rápido. Pero alguno de los que no compraron se acordarán de mí para la próxima. Me ha sucedido.

 Vender no es fácil y es un proceso personal que puede tomar años. A veces "ser uno mismo" no es tan fácil.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Grabarte a ti mismo para mejorar tu inglés

La parte más difícil de aprender un idioma es la pronunciación. Cada idioma tiene sus propios sonidos. Cuando escuchas una palabra la puedes repetir más o menos bien, pero usar esa misma palabra en una conversación y pronunciarla correctamente no siempre es fácil.

La muerte de Maradona

Diego Armando Maradona murió ayer 25 de noviembre de 2020, dejando en luto a Argentina y al mundo. Su genialidad dentro de la cancha lo hizo trascender a la historia en vida, como uno de los mejores jugadores de fútbol de todos los tiempos. Para muchos es el mejor de todos los tiempos. Ganó el mundial de México en 1986 liderando un grupo de grandes jugadores. Los que lo vimos jugar en la niñez y juventud nunca lo podremos olvidar. Aquella jugada contra Inglaterra dejando en el camino a todo el equipo para lograr el gol debe ser uno de los goles más vistos de todos los tiempos. Cada cierto tiempo lo vuelvo a ver porque es una obra maestra. Descanse en paz el Diego.

Las redes sociales están hechas para enviciarte

No están hechas para servirte. Prestan un gran servicio porque las personas se conectan, comparten información, discuten. Pero eso se podía hacer antes de las redes sociales, en foros y blogs. Se han diseñado como las máquinas tragamonedas . Cada like o comentario es un shot de dopamina que te hace sentir ganador. Estás esperando, como en las máquinas tragamonedas, el gran premio: el tuit, historia, foto o estado viralizado que tenga miles de likes y visitas. Cada tuit, foto, estado o historia es la moneda que insertas para lograr el efecto. Tienes que tirar muchas veces para que salga el premio, así que te quedas todo el día en la red social, justo como un ludópata en el casino.