El centro comercial, ese lugar hostil


Siempre me ha parecido que los centros comerciales son lugares hostiles. Hostiles para el visitante que llega a pie: generalmente el paso peatonal es estrecho y muchas veces ni lo hay. Las bancas no tienen respaldo porque lo que quieren es que si no compras nada te vayas de ahí.

Los precios de parqueo son altos, porque otra vez, quieren que te quedes solo un cierto número de horas, si no gastas no sirves.

Los centros comerciales no tienen espacio para la socialización porque su fin último no es crear comunidad, su único fin es vender. En ese sentido su aporte a la sociedad es nulo.

No es sorpresa que ante el auge de la compra en línea en Estados Unidos muchos malls queden abandonados.

Sustituyeron los lugares públicos pero no aportaron nada.


Comentarios