Las redes sociales están hechas para enviciarte

No están hechas para servirte. Prestan un gran servicio porque las personas se conectan, comparten información, discuten. Pero eso se podía hacer antes de las redes sociales, en foros y blogs.

Se han diseñado como las máquinas tragamonedas. Cada like o comentario es un shot de dopamina que te hace sentir ganador. Estás esperando, como en las máquinas tragamonedas, el gran premio: el tuit, historia, foto o estado viralizado que tenga miles de likes y visitas. Cada tuit, foto, estado o historia es la moneda que insertas para lograr el efecto. Tienes que tirar muchas veces para que salga el premio, así que te quedas todo el día en la red social, justo como un ludópata en el casino.

Comentarios